El cielo, visitaciones. Por la pastora Puerta del cielo.

Parte 1
Esta experiencia la tuve en la madrugada del día 20, después de haber recibido palabra profética, de repente, se interrumpe las palabras proféticas, y el Señor me empieza a hablar del cielo, quiero que conozcas del cielo y lo digas, y empezó a hablarme del cielo y a mostrarme sitios y como me sentía en esos sitios, no estaba dormida estaba perfectamente despierta, ya que estaba escribiendo en mi laptop, cuando todo cambio a mi alrededor, no fue un viaje, ni me sentí arrebatada, nada de eso, de pronto estaba oyendo las palabras del Señor, y otras veces cuando estaba en esos sitios en el espíritu, otro ser me explicaba, no podía verlo, solo sentía su presencia. Aquí relato en general, lo que vi, oí y sentí, y luego entro en algunos detalles más específicos de ciertos lugares. Mientras esto ocurría en todo momento, yo recordaba pasajes bíblicos, como si el Señor, me confirmara con su Palabra todo lo que veía y sentía,
El Señor quiere que sepamos un poco más acerca del cielo, esto es lo que me dio.

El cielo es un hermoso lugar, pronto caminaremos ahí, donde no tendremos sombra propia, de tanta luz que tiene, no necesita de sol, ni de lámparas, la luz del cordero ilumina el cielo (apocalipsis 21:23 La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella, porque la gloria de Dios la ilumina, y el cordero es su lumbrera, las flores despiden aromas constantes, están por dondequiera, los jardines existen por todos los sitios, los coros celestiales y alabanzas son continuas (apocalipsis 4:8 y los 4 seres vivientes tenían cada uno 6 alas, y alrededor y por dentro estaban llenos de ojos, y no cesaban día y noche de decir santo, santo es el Señor Dios todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir,/ decir noche y día significa que no cesa nunca, no que exista, porque la Biblia no se contradice/), se oyen siempre, todo está en armonía, y un orden perfecto (1Cor.14:40), las flores parecen moverse a la alabanzas que hay, el lloro no existe, ni el temor al futuro (apocalipsis 21:4 Enjugara toda lagrima de los ojos de ellos, y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor ni dolor), solo Cristo con su presencia lo llena todo de paz y amor, abundante es su paz y amor, todo lo llenará en nuestro ser, la luz no se acaba nunca, no hay noche (apocalipsis 21:25 sus puertas nunca serán cerradas, pues allí no habrá noche), ni día, solo luz, no hay diferencias todos
nos sentiremos amados, su amor no tiene igual a nada de lo que hemos conocido, no nos dolerá nada, nuestro cuerpo será glorioso y bello, nuestra estatura es más alta (efesios 4:13ª a un varón perfecto, a la medida de la estatura) como nunca hemos sentido eso, sentiremos que estamos completos (cols.2:10 2:10 Y vosotros estáis completos en El) nos sentiremos completos en El, no habrá debilidad ni cansancio, siempre nos sentiremos y estaremos vigorosos y fuertes, la hermosura del Señor Jesús es sorprendente nada imaginado, no se puede imaginar. Cuando lo veamos, serán sus ojos lo más impresionante, como si penetrara su mirada hasta lo más intimo de nuestro ser (salmo 34:15, los ojos de Jehová están sobre los justos) Sin medida serán nuestras fuerzas y sin final nuestro días, no hay vejez ni muerte, no temeremos que eso suceda un día, pues no lo habrá. No es como aquí, que esperamos el atardecer y cuando lo vemos, sabemos que llega el final del día, y quien sabe cómo será mañana, allá no es así, el día no termina nunca, es como si el día fuera interminable, no tenemos que pensar en cómo será mañana, eso ahí no existe. El día no termina nunca, pues no hay noche o día (apocalipsis 22:5 No habrá allí mas noche) parece que ahí no se duerme (salmo 121:3, no duerme, ni sueña el que guarda a Israel) solo se reposa como en quietud, para deleitarnos con Dios mas intima y personalmente.
El lugar del recibimiento es tan bello, es el primer lugar a donde llegaremos, su paisaje es tan hermoso, más que lo que hemos imaginado o nos han descrito. Es enorme y también lleno de luz, radiante esa luz, pero no lastima los ojos, al contrario de aquí, en la tierra la luz muy fuerte te lastima, ahí no, la luz es tan fuerte más que cualquier cosa de aquí, más que si vieras el sol de frente, pero tus ojos no sufren.
El trono del Señor es radiante de belleza (Salmo 11:4 Jehová tiene en el cielo su trono), el trono de la gracia está lleno de luz y misericordia, que sentiremos al acercarnos y veremos como en la oración llegábamos a Él, para alcanzar respuestas, y nos maravillaremos, por ver como no eran dignas de ser recibidas nuestras oraciones y por Cristo, nos las recibían. De esto hablare mas al final, necesita un espacio especial. (Hebreos 4:16 acerquémonos, pues confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro)
Hay comedores donde el Señor Jesús, se sienta a comer con nosotros, (Apocalipsis 3:20….entrare a él, cenare con él y el conmigo) esto no se acaba. El Señor se dejara ver en su majestad, compartirá platicas, nos seguirá enseñando sobre lo que aquí no comprendíamos, y nos sentiremos tan claros y transparentes ante él, que nos daremos cuenta que nos conoce muy bien, (1ª.-Cor.13 Ahora vemos como por espejo, oscuramente, mas entonces veremos cara a cara, Ahora conozco en parte, PERO ENTONCES CONOCERE COMO FUI CONOCIDO) y no hay nada oculto nuestro ante El, no hay secretos en nosotros ante El. Nos sentiremos puros y con esa transparencia de que nada ocultamos, sin vergüenzas ante El (Romanos 10:11 Pues la escritura dice: todo aquel que en el creyere, no será avergonzado)
Nos relatará en nuestras luchas como nos sostuvo, y nos asombraremos, al conocer como estuvo siempre con nosotros, serán platicas muy interesantes al saber todo esto, y oiremos acerca de los demás, como fueron rescatados de peligros y como enviaba a sus ángeles antes de que sucedieran las cosas, los ángeles, ya habían recibido órdenes acerca de nosotros, nos veremos unos a otros igual de transparentes, porque ahí el engaño y la hipocresía y el fingimiento no existen. También entre nosotros habrá transparencia, nada nos ocultaremos, no es como aquí, ahí no engaños o fingimientos (apocalipsis 21:27 no entrará en ella, ninguna cosa inmunda o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del cordero). Nos sentiremos unidos pero con una unidad de identidad y pertenencia unos a otros y con el Señor.
Las mansiones son tan lujosas(juan14:2,3 En la casa de mi Padre muchas moradas hay), como no podemos compararlo con las más lujosa de lo que vemos en la tierra, y son nuestras, el Padre nos las dará, pues las preparó para nosotros, La vida ahí es constante, todo está lleno de vida, mucha vida, abundante, todo está lleno de la vida eterna, flores, animales, todo, hasta los muebles, porque hay muebles hermosos, parecen como si tuvieran vida, allá todo está lleno de vida
De pronto podía estar afuera, solo lo pensé, que si de ahí podríamos salir al espacio, y entonces sucedió. Podremos mirar las estrellas en el infinito cada vez que queramos, podremos pasear en el infinito, como si fuera una película, conoceremos las cosas creadas por Dios, de las que no hemos oído hablar
siquiera, Dios tiene mucha creación, el Padre celestial, siempre está trabajando como lo dijo Jesucristo, (Juan 5:17 Y Jesús les respondió: Mi Padre trabaja, y yo trabajo) él siempre está creando cosas, entonces pensé, por eso en la tierra siempre están inventando cosas (creando) yo me quejaba de los cambios, esto ya está obsoleto ahora es esto, ahora ya no sirve este uso en la computadora ahora hay otra cosa, y entonces comprendí, que es porque fuimos creado a la imagen y semejanza de Dios. Y conoceremos lo que Dios crea, y nunca deja de crear por eso siempre estaremos viendo cosas nuevas que el Padre crea, las conoceremos.
Nuestra vida en la tierra cuando estemos allá, pensaremos en nuestra vida en la tierra como algo, tan lejano, que nos parecerá que solo fue un minuto de nuestra existencia comparado con la eternidad que estaremos viviendo
El Espíritu Santo, también se dará a conocer más, toda la eternidad estaremos aprendiendo del Dios eterno, nunca dejaremos de aprender de Él, pues es muy Grande. Jesús siempre nos enseñará del Padre, Jesucristo siempre glorificará al Padre, y el Espíritu de Dios, siempre nos inspirara para adorar al Padre, y a Jesucristo. Hay un lugar de adoración, solo lo supe pero no lo vi (Hebreos 9:24 pues no entró Cristo en el santuario hecho de mano, figura del verdadero, sino en el cielo mismo) se que era como si me dijeran que era el lugar santísimo donde se adora a Dios, solo supe que el Espíritu Santo inspira esa adoración, y nos une en una sola adoración, como si hubiéramos ensayado el canto y todo los supiéramos muy bien, junto con todo los instrumentos y coros celestiales, solo supe esto, pero no lo vi (apocalipsis 19:6 Y oí como la voz de una gran multitud, como el estruendo de muchas aguas y como la voz de grandes truenos que decían !Aleluya, porque el Señor Nuestro Dios Todopoderoso reina. Me lo explicaron, el que me hablaba me lo dijo, todo ahí es armonía y orden, nada está fuera de ese orden o esa armonía, como si nada se improvisara, y es que el orden es algo natural en el cielo, todo es orden y armonía, de manera natural fluye ahí
Tendremos mucha hambre de ver todo, de conocer las maravillas de Dios, y a Él lo sentiremos en cada rincón del cielo, su presencia todo lo llena.
El rio de vida fluye y recorre todo el cielo (apocalipsis 22:1 Después me mostro un rio limpio de agua de vida), lleva música al correr las aguas, el fluir de las corrientes de agua, suena musicales, una música muy dulce, los colores de todo lo que hay son más que los de la tierra. Muchos más cosas son mas ahí, mas flores desconocidas aquí, las veremos ahí. Las alabanzas en tonos musicales e instrumentos nuevos para nosotros, el lenguaje en el cielo es uno solo, el del amor, todo el lenguaje está lleno de palabras amables, respetables, el lenguaje no será problema, pues la maldición del lenguaje que separaba a los hombres en la tierra (apocalipsis 22:3 Y no habrá más maldición), allá no la hay, cantaremos a una sola voz, para adorar a nuestro Dios y salvador, son muchas cosas nuevas y desconocidas, sin embargo nos sentiremos en el hogar, no tendremos la sensación de lo desconocido como aquí, cuando vamos a un lugar desconocido, sino que nos sentiremos en el hogar, nuestro hogar. No habrá esa sensación de llegar a un lugar extraño, a pesar de que todo es nuevo y bello, la sensación del hogar será extraordinaria, pues ahí pertenecemos (1ª.-pedro 2:11 amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos) (hebreos 11:16 Pues anhelaban una mejor, esto es celestial).

En las mansiones y moradas que nos tiene el señor, hay jardines muy bellos, y ahí no hay puertas interiores, todos pueden entrar, sin embargo, no hay temor de intromisiones, en las partes externas hay puertas aunque no estoy segura de llamarlas puertas, (apocalipsis 21:25 sus puertas nunca serán cerradas) son parecidas, son de oro, plata, y otros materiales, según el gusto del que mora ahí. Pero solo están para anunciar quien mora en esa mansión, las mansiones están rodeadas de luz también, en algunos lugares la luz se ve de otro color, como si reflejara el material de construcción de lo que rodea, si el material es de oro, la luz tendrá reflejos dorados y así sucesivamente en las demás lugares, pero la luz nunca falta
Se ve la luz por todo el cielo, no sabes dónde comienza ni donde termina, ni de donde fluye mas, de tan inmenso que es el lugar, aunque sabes que es la luz del Señor, la luz es la luz del Señor, tan radiante, todo está lleno de esa luz, no hay lugar donde su luz no este, esa luz hace sentir su presencia, pues también la luz te da amor, mucho amor, como si flotaras en una nube de amor, esa sensación tienes de tanto amor que hay de su presencia porque Dios es amor ( 1ª.-Juan 4:16 Dios es amor), no dice que tiene amor sino es amor, Dios es luz, ( 1ª.Juan 1:5 Dios es luz) no dice que tiene luz, sino que es Luz, y eso es lo mas visto y sentido en el cielo, su luz y su amor, y esa paz, que nunca pierdes y también sientes permanente en ti.
De pronto, me di cuenta que la Palabra de Dios, la Biblia, llegaba a mi mente con frecuencia de lo que veía y sentía, y al pensar eso, entonces comprendí que ahí está siempre la Palabra de Dios. La Palabra eterna, veremos que es eterna, seguirá aun en el cielo, permanece para siempre (Isaías 40:8 secase la hierba, marchitase la flor, mas la Palabra de nuestro Dios permanece para siempre) y también pensé que bien me conocía el Señor, porque El sabe lo desconfiada que soy con estas experiencias, y creo que por eso continuamente me llegaba su Palabra a mí. Pero la Palabra esta siempre en el cielo, donde quiera que vayas y lo que veas, recordarás que está escrito. Es inseparable la Palabra de Dios de todos los sitios que vi, y de todo lo que sentí.
No nos faltará el compañerismo, conoceremos gente maravillosa, pasearemos con ellos y nos enseñarán a nuestra llegada algunos lugares del cielo, los ángeles nos acompañarán también en recorridos, al llegar nos estarán esperando, ya está preparado todo, hasta los que nos van a recibir para contestar nuestras preguntas y mostrarnos sitios. Todo es orden y armonía, todo. Nada está al azar. La Palabra eterna, veremos que es eterna, seguirá aun en el cielo, permanece para siempre., los ángeles nos acompañaran también en recorridos, al llegar.
Todo está preparado,
Ir a la parte 2

El cielo. Visitaciones por puerta del cielo.

Parte 2
El primer lugar al que llegaremos, es un lugar del recibimiento, como si fuera la recepción o la entrada, no sé si le llamen de alguna manera especial, solo sé que ahí es donde llegaremos enseguida, ese lugar de recibimiento, es un lugar muy amplio, como una planicie, un lugar amplio de césped, flores arboles flores, etc. Inmediatamente recordé, “en lugares de delicados pastos me haría descansar, junto a aguas de reposo me pastoreara, confortara mi alma” hay uno como lago, que luego vi era rio, pero tan amplio que parecía lago, y venia de algún lado, el lugar era muy amplio, me recordaba los campos de golf, que a veces he visto pero mucha más bellos, y en verdad sientes al llegar un descanso, sabes que se acabaron las luchas, las preocupaciones, los problemas, sientes ese descanso, llegas y lo siente, sabes que ya todo eso acabo, acabo el viaje, llegaste al hogar, a lo lejos ves, como si unas veredas, que sabes llevan a diferentes sitios, sabes que serán hermosos a donde sea que te lleven esas veredas o caminos, la tierra esta como lisa, que no distingues de que material es, solo se ven muy hermosos, entonces recordé,” me guiara por sendas de justicia”, todo lo que empezaba a mirar me traía un versículo a mi mente, era muy hermoso, te podían llegar los perfumes de las flores, por donde pasabas, cambiaba el perfume, al cambiar el tipo de flores, plantas arboles etc. Con más colores que en la tierra. Te vas encontrando gente, todo muy bella , y llenos de paz, todos te saludan como si supieran quien eres, no te sientes desconocidos, sientes esa hermandad, como si conocieras a un pariente que dejaste de ver, esa sensación es muy frecuente con la gente ahí que vas viendo, te identificas enseguida y volví a recordar, “el espíritu da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios”, hay gente ahí ya esperando, están listos a recibirnos, para contestar preguntas, y ayudarnos a conocer el lugar, los ángeles están ahí, pero tardaremos un poquito a la presencia de ellos, aunque todos son muy dulces, y amoroso, muy serviciales con los que llegan, muy solícitos, de una bondad, que reflejan el amor de Dios, son criaturas perfectas, y puedes sentirte un poco intimidado al principio, por eso están personas contigo, hasta que ya te familiarizas con los ángeles, y empiezas a sentirlos como familiares también, y te unes tanto a ellos como a los demás, al principio parecen como si fueran tus guardaespaldas, te sientes muy seguro al lado de ellos, eso dura muy poco, pues la presencia de Dios es tan fuerte que todo desaparece al pensar que Dios habita en los cielos, pues la luz que hay, es tan hermosa que te sientes rodeado por esa luz, y tus irregularidades digamos, porque no es temor solo que todo te asombra tanto, es tan hermoso y nuevo para uno, que tarda en entender que ya estás ahí, solo es muy breve estos sentimientos, desaparecen enseguida. Y te adaptas rápidamente, al comprender que a todo acabo, al fin estas en el hogar definitivamente y para siempre es por eso que entonces entras en el descanso, y luego viene el gozo inefable, te llenas de ese gozo y sientes el anhelo de conocer ver y estar con Cristo, empieza las lagrimas al ver que no merecerías estar ahí, si no fuera por él, entra gratitud, entiendes que te podías haber perdido y sin embargo estas ahí. Gloria a Dios, llega la alabanza a ti la adoración al rey

EL RIO DE AGUA DE VIDA

Parte 3
El rio de vida, es muy amplio cuando yo lo vi, en el lugar de recibimiento, creí que era un lago, luego vi que era un rio, y donde quiera estaba ese rio, cruza todo, aun en las mansiones, cruza ese rio, (como en la tierra cuando ves desde arriba, los ríos parecen cruzar la tierra, subir los montes etc.), en unos lados es más angosto y en otros más ancho. Solo que este rio es diferente a cualquiera de la tierra en hermosura y en el aspecto de sus aguas, son totalmente transparentes, tan claras como si fueran de cristal de tan transparentes limpias y puras (como si el cristal se pudiera hacer liquido), se puede ver el lecho del rio de tan transparente, aún desde lejos, se ve su transparencia, de tan transparente que es, yo no lo vi de cerca, no vi exactamente si había peces o animales en el, vi otros lagos y fuentes y ahí si había peces, pero en este rio de la vida no lo llegue a ver en más detalles, solo que sus aguas fluían como corrientes que al fluir daban música de alabanza, muy delicado era ese sonido musical, me recordó los instrumentos chinos, todo allá es armonía, el ambiente está lleno de alabanzas y adoración a Dios, y el fluir del rio estaba en lo mismo. Había vegetación a los lados del rio, toda era igual de hermoso con árboles frutales, flores etc. No me especificaron mas, se que las frutas describirían algo especifico, pero no vi ni oí mas. Llegué a ver unas aves cerca del rio, eran parecidas a las alas de mariposas, muy tranparentes y de colores (esas ya las había visto antes en una visión que tuve)
Apocalipsis 22:1 después me mostro un rio limpio de agua de vida, resplandeciente como el cristal

El cielo, visitaciones por Puerta del cielo

Entendiendo El reino de los cielos

Parte 4
Nosotros creemos que al llegar al cielo, llegamos al reino de los cielos, no entendemos que el reino empezó en la tierra, entre nosotros, en el reino tenemos como todo reino un rey y gobierno, eso empieza aquí abajo, cuando llegamos al reino de Jesucristo, al reino de la luz, porque vemos claramente la diferencia entre el pecado y lo santo, cuando nos sometemos al gobierno del señor Jesucristo que es el rey de este reino, por eso el dijo que el reino estaba ya entre nosotros, porque donde estamos reunidos en su nombre ahí estará el, aquí tenemos que aprender la obediencia allá, ya no, aquí, por eso dice que guardemos sus mandamientos al decirle Señor, y no hacemos lo que él nos manda, allá no aprenderemos obediencia a Él. La aprendemos aquí, estemos espiritualmente en el reino, nuestro espíritu lo sabe, pero nuestra carne humana le cuesta sujetarse a e las leyes del reino, porque vivimos aquí, por eso vamos a ser cambiados en incorruptibles, por eso acá el Señor nos tiene que disciplinar y hacer pasar por situaciones que nos hagan ver que es mejor obedecerlo, entre mas obedientes, menos problemas de disciplina, el sabe que aquí muchas veces fracasamos en ser obediente, pero cuando lo reconocemos y lo seguimos intentando, con el arrepentimiento y levantarnos a intentarlo nuevamente es lo que nos cuenta , el reconocerlo, el que nuestro corazón aborrezca lo que hacemos y quiera volver a intentarlo, entonces al llegar allá, nos espera la victoria total, de lo que aquí luchamos, por eso dice la palabra 7 veces cae el justo y las 7 se levantara, y si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonarnos, al llegar al reino, empiezas a notar que ya no tienes esas luchas, ya no existen las tentaciones la victoria es completa, pero el reconocimiento de Cristo y tu acercamiento a Él, si cuenta mucho, vigilar que tu corazón aborrezca lo que el aborrece, y ames lo que el ama, entonces estás viviendo dentro del reino y perteneces al reino, tu espíritu esta en victoria dentro del reino, porque el reino de Dios está dentro de ti, a eso se refería Pablo apóstol, encuentra que el querer hacer el bien esta en ti, pero no el hacerlo, pero Dios nos libra de este cuerpo de muerte (Rom.7:15.25), por eso al estar dentro del reino equivale a que tu corazón lo busque, lo ames con todas tus fuerza, y al llegar al cielo, todo las luchas acaban la victoria es total. Y entiendes que es buena la disciplina y el castigo que Dios tuvo que darte en la tierra. Llegas allá a los cielos y notas la victoria que te ha dado Cristo, se acabaron las luchas, ya no hay tampoco tentación. Entras a los cielos y notas eso, ya no hay malos pensamientos, todo parece desaparecer de pecado, no existe. Como no estaba arraigado en ti el pecado, no lo practicabas, no estaba en tu espíritu, y en tu carne le dabas batalla, se acabo, ya no está en ti. (rom8:11-13)

EL CIELO VISITACIONES POR LA PASTORA PUERTA DEL CIELO

PARTE 5
El salón del trono, ahí si entré, solo entré en la orilla por decirlo así, pero si lo veía , era un salón enorme, todo era tan radiante y bello, ahí superaba lo que había visto, algo que no creí que pudiera superar lo ya visto, al entrar, me sentí impresionada por la majestad que se siente de la presencia de Dios, y empecé a llorar, me sentía tan indigna de estar ahí, entendí que era su trono de la gracia, sentí que no solo Jesucristo había muerto por mí, una muerte horrible, sino que me sentía tan inmerecedora, no podía entender como el Señor me aceptaba ahí, me sentí que no solo Mi Salvador había muerto en mi lugar en esa cruz, sino mas allá, era como si yo misma, le hubiera clavado esos clavos, lo hubiera azotado, lo hubiera puesto esa corona, lo hubiera visto desde abajo colgar de la cruz, como si yo misma hubiera hecho eso, y que todavía después de eso, no solo no me castigara, sino que me recibiera con amor y alegría, no podía comprenderlo,¿ cómo?, sentía que yo le había causado todo ese dolor y aun me amara, no podía comprenderlo, y lloraba y lloraba, inconsolablemente, estaba en el piso llorando de dolor, como le había causado eso al Señor siendo El tan bueno y perfecto y amoroso, y entonces pensé también que ¿Cómo había recibido mis oraciones en ese lugar tan santo? Si la mayoría de mis oraciones habían sido tan egoístas, solo pensando en mí, lo que yo necesitaba ¿Cómo era posible que el Señor, me las hubiera contestado?, y seguía llorando. Entonces oír la Voz decirme, es la GRACIA, así es mi Gracia, no la merecen, pero es mi Gracia.
Seguí pensando, que no solamente me perdonaba, sino todavía me había dado bendiciones, y entonces comprendí era su misericordia, dar cuando no lo merecemos
Y así como fue de inesperada, repentina y rápida mi llegada al cielo, fue el regreso, de repente regrese y estaba en mi estudio y todo igual, estaba tan impresionada, solo podía pensar y decir DIOS ES TAN GRANDE, TAN GRANDE, Y empecé a cantar ese canto que dice “grande es el Señor y digno de adoración, en su lugar en el monte de Sion, mi gozo es mi rey”.

Esto lo recibí hoy 20 de septiembre a las 3.18 de la madrugada. Nunca pedí recibir esta experiencia, ni siquiera me imaginé que podía sucederme, el Señor siempre me sorprende, no soy nada especial, pensé y pienso en que yo no tengo virtudes o cualidades para recibir esto, pues todavía tengo luchas como todos, conmigo misma, y entonces el Señor me respondió que Elías era un hombre sujeto a pasiones como todos nosotros. Y si considera alguien que esto es un privilegio, quiero decirle que es más una Responsabilidad, pues a mí me constan, tengo pruebas del Señor, más que otros, los otros, tienen su fe, es más preciosa que la mía, pues no han visto y han creído, por eso la fe es más preciosa que el oro, así que amados, solo soy testigo de la grandeza de Dios, de su infinito amor y misericordia.
Y el Señor me dice que va a seguir hablando más del cielo. No sé cuando, ni cuánto, ni a quien, solo eso. Amén.

Puerta del cielo de la voz en el desierto